Gestión Judicial y Criminalística
#ImaginaSerUIS Inscripciones ABIERTAS ¡Haz parte de una de las universidades más importantes de Colombia! Estudia Gestión Judicial y Criminalística en la UIS, además, recibe todos los beneficios del Gobierno Nacional como lo es matrícula cero🤩 🔜 https://cutt.ly/LBlbTii
Spread the love

Una fiscal del Grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal (Gelma) logró la
judicialización del veterinario Julio Cesar Morales y la auxiliar Nathalia Ximena Hurtado Ortega,
como presuntos responsables de sacrificar perros en condición de calle para dictar
capacitaciones sobre cirugías en animales.


Los hechos ocurrieron durante el 27 y el 29 de enero del año en curso, en Alcalá (Valle de Cauca).
Al parecer, el médico veterinario contrató una camioneta para recoger perros que permanecían
en el parque municipal para una supuesta jornada de vacunación, desparasitación y adopción.
En la investigación se conoció que los caninos fueron trasladados al consultorio del hoy
procesado y, presuntamente, usados para prácticas de procedimientos quirúrgicos en tejidos
blandos. Varios asistentes indicaron que les habrían informado que estos animales, utilizados
en la capacitación, habían fallecido por diferentes motivos clínicos.


La ciudadanía y los grupos de animalistas, al desconocer el paradero de los caninos, iniciaron la
búsqueda en inmediaciones de la población. Asimismo, consultaron al veterinario y a la auxiliar,
quienes negaron tener información al respecto. Sin embargo, la personas que recogieron los
animales se acercaron a la Policía Nacional, reconocieron que fueron contratados para mover
los caninos en un carro y mostraron mensajes en los que la auxiliar les pidió no hablar sobre el
tema y pintar la camioneta que utilizaron.


El 29 de enero, las autoridades recibieron un llamado ciudadano que daba cuenta de animales
muertos en la vereda Mesa Baja, en la vía que comunica a Quimbaya (Quindío) con Alcalá (Valle
del Cauca). En el lugar fueron encontrados los cuerpos de cinco perros, los cuales estaban
rasurados y amarrados con guantes quirúrgicos y cinta de enmascarar; además tenían
cortaduras y algodón en distintos orificios.


En ese sentido, el veterinario y su auxiliar fueron imputados por el delito de maltrato animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *