NOTICIAS » ACTUALIDAD » DE VIVIR EN UN CUENTO DE HADAS, A MORIR EN UN CUENTO DE TERROR, ASÍ FUE LA CORTA VIDA DE YULIANA ANDREA SAMBONI MUÑOZ

DE VIVIR EN UN CUENTO DE HADAS, A MORIR EN UN CUENTO DE TERROR, ASÍ FUE LA CORTA VIDA DE YULIANA ANDREA SAMBONI MUÑOZ

Yuliana, era una niña indígena del pueblo Yanacona, tenía solo 7 años como la mayoría de niñas de esa edad soñaba con ser reina de belleza, pero las manos de un asesino desalmado evitaron que sus sueños se hicieran realidad. La pequeña llegó a Bogotá en junio del 2015, allí sus padres buscaban un mejor futuro para ella y su hermanita de 2 años.

Resultado de imagen para yuliana samboni

El domingo 4 de diciembre parecía un día normal, tranquilo, Yuliana jugaba en la puerta de su casa, en el barrio Bosque Calderón Tejada, pero ese fue el fatídico día que un depravado la raptó, para saciar sus más profundas perversiones,  al parecer el sospechoso ya había intentado raptarla en dos ocasiones más, pero en el tercer intento logró subirla a la fuerza en su camioneta, imágenes que quedaron grabadas en las cámaras de seguridad, pasaron las horas, pero solo a las 7:30  de la noche, el reloj se detuvo, en ese momento fue encontrada muerta en el apartamento de su presunto asesino, su cuerpo luego de sufrir las aberraciones de un maniático, fue lavado e impregnado en aceite para borrar cualquier huella de la forma tan atroz como fue asesinada la menor.

A Yuliana la secuestraron, la torturaron, la violaron y la asesinaron cruelmente, fueron horas de sufrimiento y agonía, su cabecita no entendía, lo que veía, lo que escuchaba, lo que le hacían y lo que sentía, su inocencia y su vida fueron arrebatadas por una persona inhumana que gozaba con el dolor de la víctima, con un corazón duro que no se conmovió con los gritos, ni el llanto de la pequeña.

“La causa de la muerte de la menor de siete años corresponde a asfixia mecánica mixta, correspondiente a asfixia por sofocación y estrangulamiento…En el cuerpo de la menor se han obtenido abundantes evidencias que demuestran que fue objeto de abuso sexual” Fueron las declaraciones de Carlos Eduardo Valdés, Director de Medicina Legal, según el dictamen de la necropsia.

El miércoles 7 de diciembre Yuliana, volvió al corregimiento Los milagros, pero esta vez, acostada en un cajón blanco, como una bella durmiente, pero su sueño sería eterno y sin la existencia de un príncipe encantado que la pudiera despertar, ahora ella descansa en paz en  la vereda el Tambo, zona rural de Bolívar, Cauca, su tierra natal. Allí ella volvió a recorrer el camino, esta vez lleno de flores que se marchitaban a su paso, por las lágrimas y el dolor, los globos blancos se elevaron al cielo mostrándole el lugar en el cual la esperaban ángeles que la iban a cuidar, Yuliana ya había recorrido ese camino de la mano de su prima Camila cuando iban a estudiar. Nelly su mamá llora 

desconsolada la muerte de su pequeña, su estado de salud es delicado, ya que está en el quinto mes de embarazo y no entiende por qué le pasó eso a su hijita y su padre Juvencio indignado manifestó “Mire cómo llegamos, con tristeza, con este dolor, nos fuimos a buscar una mejor vida y un desgraciado nos arruinó la vida, nos hizo regresar, sin mi pequeña…”, el sueño bogotano, se le convirtió en un pesadilla a esta familia destrozada por el dolor. No olvidemos que la protagonista de esta historia macabra es Yuliana, no ese asesino que no merece ni siquiera ser nombrado.

De acuerdo con el Régimen Único de Población Desplazada en Colombia, 774.494 hogares, 3.389.986
personas han sido expulsados de 1.115 municipios, es decir que el 7.3% de la población del país se ha
reconocido como desplazada forzosamente. Desplazamiento, deja un olor a miseria, abandono, guerra y muerte, que acaba con sueños y esperanzas de un pueblo, hasta cuando los niños serán víctimas de estos enfrentamientos absurdos y de mentes desquiciadas.

QUE YULIANA NO SE CONVIERTA EN UNA CIFRA MÁS, EN UN PAÍS SIN MEMORIA Y SIN JUSTICIA

La Organización Nacional Indígena de Colombia está indignada con el crimen de Yuliana, “El atroz crimen contra la niña indígena del pueblo Yanacona…conoció la crueldad y la misoginia producto de una sociedad machista, racista e inequitativa”. Manifestaron, y le piden a la Fiscalía tomar medidas para que el caso de la menor no quede en la impunidad

El retrato de Yuliana con una corona de princesa, inundó las redes sociales, Colombia y el mundo entero se unió al dolor de la familia Samboni Muñoz, fueron muchas las manifestaciones de cariño hacia ellos, pero ahora, ¿Qué sigue? Qué propone el gobierno para parar y castigar a esos locos desadaptados que rondan las esquinas, para salir a atacar a los pequeños? ¿Cuál será el accionar de la Fiscalía?, esperemos que este caso no quede en la impunidad y que marque un precedente que prevenga y proteja a los niños de pedófilos que actúan sin control en las calles, en busca de sus próximas víctimas

Pero no solo en las calles andan sueltos estos pedófilos, asesinos y violadores, en los montes de Colombia están las FARC que reclutan, secuestran, violan, realizan abortos y asesinan a niñas, en los últimos 10 años, aproximadamente son más de 7 mil niños que han sido víctimas de este grupo armado, pero que hace el gobierno con ellos, NADA, o sí, los recibe como personajes ilustres, les ofrece garantías, y dádivas. Presidente, que el repudio a los asesinatos no se quede en trinos, actúe en favor de la niñez, el silencio lo vuelve cómplice. Igualmente se le hace un llamado a los defensores de los Derechos Humanos ¿Dónde están?, ¿Qué  pronunciamientos han hecho en contra de estos crímenes cometidos al interior de las selvas colombianas?.

Me imagino que como ahora tenemos nobel de paz, ahora su accionar será más visible ante el mundo. Cárcel y castigos ejemplarizantes para estos asesinos de sueños de miles de niños colombianos que sufren a manos del abandono, el silencio cómplice, la inoperancia de la justicia y el olvido gubernamental.

EL PUEBLO COLOMBIANO EXIGE JUSTICIA POR TODAS LAS YULIANAS DEL PAÍS

 

Author: mayuperiodista
Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *